domingo, 25 de octubre de 2009

De nuevo con el timón

Pues eso, que después de varios meses de no poner nada (las vacaciones, el inicio del curso, ...) reinicio la actividad con una meta más clara que nunca: mi cuaderno de bitácora. Quizá mis reflexiones, unas veces serias y otras menos serias, importen poco o algo, pero bueno, ahí estarán.
Quien quiera que las lea y quien no, pues que no lo haga. Una de las grandes ventajas de la web 2.0 es que uno puede publicar lo que le apetece, sin tener que pensar en que pueda gustar o no. Es decir, nos hace sentirnos libres y, por extensión, humanos.