miércoles, 11 de noviembre de 2009

Solidaridad con Gregorio Toribio

No hay vergüenza de que, con los tiempos que corren, un maestro como Gregorio Toribio, de Abrucena, que se está destacando por su buen hacer en aras de una escuela de calidad, actual y en la línea de incorporar las TIC a la práctica docente, tenga que estar luchando contra los elementos, como diría un navegante, cuando desde las instituciones tendrían que estar partiéndose las narices por conseguir que hubiera, al menos, algunos como él.
No hay vergüenza de que, desde los distintos estamentos de la Administración nadie se haya puesto manos a la obra para poner fin a la situación de un maestro que está llevando adelante un magnífico blog de aula, que debe servir de ejemplo para muchos docentes, además de hacer que su alumnado conozca y sea usuario de los recursos de la web 2.0, es decir que sea un alumnado con mayor competencia digital que el de la mayoría de centros docentes, pero que está siendo "puteado" (sí y no exagero), por la dirección de su centro, que no sólo le niega el reconocimiento a su labor, sino que además le pone todo tipo de trabas, como por ejemplo negarle la conexión a Internet de que dispone el colegio, para que trabaje con sus alumnos y alumnas. Sí, aunque suene muy fuerte, es así, es real. Le niegan las claves para que pueda conectar su portátil a la red inalámbrica del centro y trabajas con su alumnado.
Nos podemos preguntar ¿y eso ocurre en la época actual? Pues sí, mire usted, y en la provincia de Almería y más concretamente en la localidad de Abrucena y en el año 2009 y en una época que, en teoría, no es de tiempos revueltos.
Es de vergüenza que esta situación, ya conocida por el que más y el que menos, siga adelante sin que nadie le ponga remedio. Es de vergüenza que, mucha gente responsable de dinamizar e impulsar la innovación educativa, callen y miren hacia otro lado ante la marginación de este maestro innovador.
Es de vergüenza que hablemos de innovación pedagógica, de cambio metodológico (todo ello de boquilla) y no queramos ver dónde están las trabas.
El cambio metodológico en las aulas es un cambio revolucionario y para conseguirlo hace falta gente que, como Gregorio, haya interiorizado esa idea de cambio.

¡Ánimo Gregorio, cuenta conmigo!

5 comentarios:

  1. Me dejas sin palabras. Repito: SIN PALABRAS.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mi solidaridad y mi apoyo a Gregorio, al cual lo tengo como amigo por su integridad y por su honestidad en hacer las cosas. Igualmente lo tengo de ejemplo de luchador incansable, inquieto por todo lo nuevo, deportista y como persona.
    Me encanta saber que hay personas así y conocerlas; lo malo es que no soy capaz de seguirlo.

    ResponderEliminar
  3. ... Muros más grandes han caido y candados más cerrados se han abierto.

    Paco :-)

    ResponderEliminar
  4. Deberíamos hacer algo más que escribir de ello en twitter y en los blogs, aunque me parece muy bueno este artículo.

    Un saludo y gracias por dar publicidad a este escándalo.

    ResponderEliminar
  5. Espero que el pado del tiempo, seqa capaz de demostrar la razón que llevabas, defendiendo a Gregorio, ademas de gran profesional, gran amigo.

    ResponderEliminar