jueves, 31 de diciembre de 2009

LOS ÓBOLOS PIADOSOS DE D. MARIANO


Como no podía ser menos a D. Mariano le ha invadido el espíritu navideño y su corazoncito se ha enternecido, acordándose de todos esos pobrecitos que nada tienen. Por eso ha decidido hacer su buena obra de Navidad. Eso sí D. Mariano, el chorizo no lo reparta usted, no sea que luego vayan a decir...
Y después, ¡hala! a seguir ocupándose de que las políticas no mermen los caudales de los todopoderosos, que al fin y al cabo la Navidad sólo es una vez al año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario