jueves, 7 de enero de 2010

LA GAVILLA VERDE

La Gavilla Verde es una pócima milagrosa para combatir la amnesia, creada por mis semipaisanos de Santa Cruz de Moya. La serranía de Cuenca no claudicó fácilmente ante el franquismo. El maquis representó las ansias de libertad de aquellas tierras.
Recuerdo las historias de los maquis que me contaron mis padres, la represión brutal contra el maquis por parte de los franquistas, la España de la mugre y la sotana, la España de la vergüenza.
Leí en un libro de García Márquez que los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Para que esa aberración no tenga lugar, es necesario el trabajo de los compañeros de Santa Cruz y muchos esfuerzos similares a los de ellos.
Recuerdo aquellas noches de mi infancia en que, tapando bien las puertas para que no se oyera desde la calle y a volumen muy bajo, escuchábamos Radio Pirenaica. Recuerdo los discursos de La Pasionaria y Carrillo. Recuerdo tomar conciencia de que había otra España, que sufría y que no era la que nos pintaban. Recuerdo haber aprendido qué significaba esa palabra prohibida que se llamaba libertad.
La memoria hay que ejercitarla. No es bueno olvidar, porque el olvido conduce a la nada, porque la experiencia de lo vivido debe servir para aprender, porque el futuro se construye en base a esa experiencia. La memoria sirve para recordar a los inocentes, a los que dieron su vida por causas solidarias y también a los asesinos, a los que cercenaron las aspiraciones de un pueblo.
¡Mi felicitación a los compañeros de la Gavilla Verde!

1 comentario:

  1. Desde la Gavilla Verde agradecemos tu post de apoyo.
    Nuestro propósito como bien dices, no es otro que sacar a la luz que en estos montes hubo gente que no se resignó a vivir en un mundo donde la libertad era una palabra maldita, y la violencia se cebaba contra los que más perdieron precisamente en la Guerra Civil que ellos crearon.
    muchos apoyos tuvieron los guerrilleros, y también mucho sufrimiento las familias de los represaliados por ello.

    Un saludo

    ResponderEliminar